1

Aceite de oliva virgen extra Casería de Jesús, mucho más que aceite.

Aceite Casería de Jesús

Casería de Jesús es un aceite de oliva virgen extra que este año se ha comercializado por primera vez.

Se trata de un aceite de oliva virgen extra, «aove» de la variedad picual, cosecha temprana que forma parte de un interesante proyecto familiar, en Jaén.

Cada botella contiene un magnífico aceite, pero también mucha historia e ilusión y que a continuación os cuento con más detalle, espero que os guste.

Aceite de oliva virgen extra Casería de Jesús, mucho más que aceite.

El aceite

Este aceite procede de los olivos que se encuentran en una Finca de olivar tradicional a unos siete kilómetros de la ciudad de Jaén, en la zona del Puente de la Sierra, propiedad de la Familia Almazán.

Aceite de oliva virgen extra Casería de Jesús

Se trata de un aceite de cosecha temprana, ya que la recolección de la aceituna se realizó durante el día 16  de octubre, siguiendo sólo procedimientos mecánicos, para que la aceituna sufriera el menor daño posible.

Aceite de oliva virgen extra Casería de Jesús

Un aceite de la variedad picual, la predominante en Jaén, con un resultado muy equilibrado en su amargor y picor, ideal para tomar en crudo y aprovechar así todas las propiedades saludables y beneficios que nos proporciona para nuestra salud el aceite de oliva virgen extra. En la tostada del desayuno, en ensaladas, sobre pescado o verduras a la plancha, con yogur, con frutas, en mayonesa…las posibilidades son infinitas.

caseria jesus

El diseño de la botella ha sido un trabajo de Juan Montoro «El Creata», y las imágenes que aparecen son de los dibujos que realizó el arquitecto jiennense Luis Berges para el libro, «Caserías de Jaén, arquitectura del Olivar.», de Luis Berges Roldán y Manuel López Pérez.

La historia

El nombre del aceite se corresponde con el de la Finca, Casería de Jesús, propiedad de Dª María Leonarda de Lamas quien en el año 1751 la donó a los Carmelitas Descalzos en testamento, más tarde pasó a otros propietarios y hace 70 años fue adquirida por Cristóbal Almazán Gómez y Adoración Ortega Pareja, hoy día sus nietos, la tercera generación de la familia,  son los que han decidido poner en valor tanto el aceite como el patrimonio arquitectónico y cultural de la Casería.

La Casería comenzó a ser conocida como Casería de Jesús gracias a una leyenda que tiene como protagonista la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la imagen más venerada por los jiennenses que procesiona en la madrugada del Viernes Santo, una imagen que trasciende lo religioso ya que es uno de los símbolos de la ciudad.

Os transcribo la leyenda tal cuál viene en la botella:

La Leyenda del Abuelo y la Casería de Jesús

«Cuenta esa leyenda que una tarde, allá por el año 1580, un anciano pidió asilo para pasar la noche en una modesta casería cercana al Puente de la Sierra, después de un largo día de peregrinaje. Mientras cenaba con los caseros, el anciano reparó en un gran tronco que había en la lonja y exclamando dijo:

¡Que hermosa imagen de Jesús se haría de este madero!

El anciano pidió que llevasen el tronco a una tranquila dependencia donde poder tallar la imagen como agradecimiento a la hospitalidad de sus huéspedes. Al día siguiente, viendo que no sé escuchaba ruido alguno, los caseros entraron en su habitación observando con asombro que el anciano había desaparecido, dejando en su lugar una bella imagen de Jesús Nazareno, hoy popularmente conocido como «El Abuelo», talla muy venerada por los jiennenses en su Semana Santa.

En recuerdo del prodigio, la Casería empezó a ser conocida como Casería de Jesús.»

La imagen fue trasladada al Convento de los Carmelitas.

Además del aceite, como os decía, se va a poner en valor la Casería en sí ya que las Caserías son unas construcciones típicas de los olivares de Jaén. «La Casería es la casa de labor propia del olivar, residencia habitual de sus guardas o caseros, e incluso de los muleros que llevan el peso de las labores agrícolas. Es además, residencia temporal de sus propietarios, que pasan en ella temporadas que alternan el placentero descanso con la vigilante administración de la finca y la realización de labores domésticas.»*

Por desgracia al perder el uso agrícola y con el paso del tiempo han desaparecido muchas, con este proyecto se pretende la creación de una red de caserías a las que se les puede dar un nuevo uso.

Aceite Casería de Jesús

*Luis Berges Roldán y Manuel López Pérez, «Caserías de Jaén, arquitectura del Olivar».

Más Información