Croquetas de chipirones. Paso a paso.

Riquísimas…un bocado delicioso, espero que a vosotros también os gusten si las preparais. Se pueden congelar el día que las hagáis, luego sólo sacar y a freír, tendréis un estupendo aperitivo caliente en minutos. Al servir acompañar con un cuenco con alioli.
Ingredientes
500 gr de chipirones
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
100 ml de vino blanco
2 sobres de tinta de calamar
1/2 litro de leche
60 gr de harina
Aceite de oliva virgen extra
Nuez moscada
Pimienta negra molida
Sal
Elaboración
Limpiamos bien los chipirones, le quitamos la pluma y lo de dentro, no hace falta darles la vuelta si son de los pequeños, cortar las patitas y quitarles la boca.
Escurrimos bien.
Ponemos un poco de aceite en una sartén y rehogamos el ajo y la cebolla picados…

Incorporamos los chipirones, los he troceado groseramente con unas tijeras…

y dejamos unos cinco minutos a fuego medio…añadimos el vino blanco

y diluimos la tinta de calamar, lo mejor para no mancharse mucho es echarla congelada, en bloque.
Dejamos cocinar y que se reduzca unos diez minutos. Hay quien tritura todo y obtiene una pasta pero a mi me gusta más que se note el chipirón. Reservamos.

En otra sartén ponemos 60 ml de aceite de oliva virgen extra y los 60 gr de harina (siempre la misma cantidad)….

y removemos hasta obtener el «roux», es decir la mezcla de harina y grasa que sirve para ligar y espesar muchas salsas básicas, así la bechamel o la española.

Añadimos la mezcla que teníamos reservada de los chipirones y removemos bien

Incorporamos la leche (mejor tibia, la caliento un poco en el microondas)…

condimentamos al gusto y no dejamos de remover hasta obtener una crema que se separe de las paredes con facilidad. Añadimos una pizquita de sal, muy poca.

Ponemos la mezcla sobre una fuente y dejamos templar…

tapamos con papel film, remetiendo los bordes para cubrir así sólo la superficie.
Metemos en el frigorífico.

Dejamos al menos 24 horas.
Sacamos…

y formamos pequeñas bolitas que
primero pasamos por harina…

luego por huevo batido…

y por último por pan rallado.

hasta acabar toda la masa.


En este momento se pueden congelar.
Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra caliente.

Ponemos sobre papel absorbente..


y servimos bien calentitas.

Os pongo una cortada para que la veáis por dentro, el aspecto puede echar un poco para atrás pero es sólo hasta que las pruebas 😉