1

Tarta de sharonis. Paso a paso

El sábado fue el santo del mejor padre del mundo, es decir el mio…así que le lleve esta tarta para celebrarlo.
Me había regalado María José estos sharonis….una variedad del kaki procedente de Extremo Oriente (China y Japón) al que se conoce desde la antigüedad como “pan de los dioses”, es una fruta en expansión que empieza a ponerse de moda en la alta cocina, dadas sus cualidades gastronómicas: evidentemente dulce, delicada, de pulpa consistente y no áspera, se pela con facilidad pudiéndose consumir también entera, ya que no tiene ni huesos ni semillas.

Nunca había comprado esta fruta, pero me dijeron que la usara igual que manzanas, así que me acorde de la tarta alemana de manzana, pero tengo que decir que aunque la tarta estaba deliciosa la fruta se quedó algo dura, no como cuando la he hecho con manzanas que al cocerse queda un interior blando y jugoso que contrarresta con el crujiente. Ingredientes
Masa sable:
170 gr de harina
80 gr de mantequilla en pomada
60 gr de azúcar glass
1 huevo
1pizca de sal
1 pizca de vainilla en polvo
Streusel o Crujiente:
100 gr de mantequilla pomada
100 gr de azúcar
75 gr de harina
100 gr de almendra molida
Relleno:
Almendra molida
5 o 6 sharonis
Canela
Elaboración
Preparamos primero la masa para hacer la tartaleta…
Ponemos en un bol la mantequilla blanda y el azúcar…
mezclamos con las manos…

añadimos la harina y mezclamos de nuevo…

se queda esta mezcla…

añadimos ahora el huevo, la sal y la vainilla y mezclamos de nuevo…

Y ya tenemos la primera parte lista. Cubrimos con papel film y metemos en la nevera al menos media hora.

Seguimos con la tarta…ahora preparamos el crujiente o streusel, es una palabra alemana que significa algo esparcido o espolvoreado, estas miguitas crujientes me encantan, sobre todo en la tarta de queso.
Ponemos en un bol todos los ingredientes, es decir, la mantequilla blanda, el azúcar , la harina y la almendra…

y mezclamos…

hasta obtener esta mezcla arenosa. Reservamos.

Pelamos los sharonis y picamos. Reservamos.
Y vamos a montar ya la tarta.
Sacamos la masa de la nevera, espolvoreamos la encimera con un poco de harina y con el rodillo extendemos la masa…
envolvemos el rodillo con la masa…

y extendemos sobre el molde, uno de tarta de base desmontable…

Ponemos por el fondo almendra molida, esto hace que si la fruta al cocer suelta jugo no se humedezca la masa y así quede más crujiente.

Ponemos la fruta picada…

y espolvoreamos con canela por encima y comenzamos a poner el crujiente…

debe cubrirse toda la superficie, así…

Metemos en el horno, precalentado, unos 35 minutos a 180º.

Dejamos enfríar, desmoldamos y servimos.